Asana Blog

¿Sientes la necesidad de aprobación?

Buenos días mi querida gente despierta o en el camino,

¿Qué hay detrás de nuestra necesidad de aprobación?

A grandes rasgos, podríamos decir que:
Esconde una falta de seguridad, confianza, aceptación y valoración de nosotras mismas.

Los seres humanos somos sociales por naturaleza (aunque en la actualidad nos lo cuestionemos…) y también, tenemos una necesidad de pertenencia a la tribu, al clan. Ser uno más del todo: la perfecta armonía.

Sin embargo, es ya desde la infancia, cuando empezamos a recibir mensajes de que “no éramos lo suficientemente buenas en algo, con alguien o para alguien” o nos faltó que nos dijesen “lo orgullosos que papá y mamá se sentían de nosotras”. Y, seguramente, de adultas seguimos buscando esa aprobación.

“Cuando eres tú, esa persona que te acepta, te valora y confía en tí, te estás validando. Y sólo cuando das ese paso, comienza tu liberación y empiezas a no buscas fuera, porque ya no necesitas esa aprobación externa, por parte de nadie. Te estás aprobando tú.”

Lo que queremos, deseamos, anhelamos y/o necesitamos sentir y no nos lo proporcionamos nosotras, lo depositamos en los demás. Lo que acabamos haciendo es entregar a los demás, nuestro propio poder de vivir en paz. ¿Y entonces? Pues que mi felicidad, serenidad, coherencia, equilibrio… no dependerá de mí, sino de que los demás me la proporcionen, dando lugar a la dañina dependencia emocional, …etc.

¿Cómo puedo hacerme consciente de mi necesidad de ser aprobada?

1. Necesidad de agradar.

Estás dejando de ser tú o crees que “eres así” (nos etiquetamos). Este comportamiento, esconde el miedo al rechazo y/o al abandono (heridas niña interior, puedes ver más en uno de mis anteriores post).

2. No sabemos decir que no.

A veces lo hacemos, pero nos cuesta, no nos sentimos cómodas negando aquello que nos piden o “se espera” de nosotras. También se encuentra detrás ese miedo a ser rechazadas o “no estar a la altura”.

3. Doy prioridad a los demás.

En el fondo, aunque no te estés dando cuenta, no te estás sintiendo merecedora. Antepones a “ciertas personas” y/o “circunstancias o acontecimientos”. Y te pregunto: ¿quién hay más importante que tú misma? No te digo que sólo vivas para ti, sólo te digo que eres lo primero en tu vida, ¿no crees? Eres merecedora de vivir tu propia vida.

4. Me cuesta saber quién soy.

Si te pido que te definas, ¿quién eres? Ni lo que tienes ni a lo que te dedicas, ni lo que has estudiado. Y tampoco quien los demás “dicen que eres”. Requieres auto-conocerte y maternarte (ser tu propia madre, cuidarte y hablarte desde el amor más puro).

Si queremos salir de donde estamos, te invito a leer las siguientes reflexiones, esperando que sean de tu ayuda:

“Si me hago consciente y quiero transformar mis pensamientos y creencias limitantes:

HOY es el momento.”

“Mi PASADO, no es una sentencia, no decidirá por mí y mi FUTURO no existe. Es mi PRESENTE lo que me pertenece:

Mi VIDA puede comenzar HOY, si así lo decido.


El conjunto de nuestras decisiones (conscientes e inconscientes) dan lugar a aquello que hacemos pero también, a aquello que no. Muchas veces, influye más en nosotras aquello que hemos dejado de hacer o ni llegamos a hacer nunca, que aquello que sí estamos haciendo. Tendemos a enfocarnos en qué más podemos hacer y quizás:

“Ha llegado la hora de soltar y liberarnos de comportamientos y patrones aprendidos, que nos están alejando de nuestro BIENESTAR.”

Yo estoy dispuesta a des-aprender y sanar ¿y tú?

Te apoyo, te animo, te abrazo. Eres luz, somos luz.

Namasté.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *