¿Qué hay detrás?

Buenos días mi querida gente despierta o en el camino,

Hace una semana, leí algo que me hizo cambiar el tema de hoy. Trataba acerca de:

«Permitirnos las lágrimas, permitirnos llorar.»

Parece sencillo pero es un acto complejo y muy condicionado. Confesaros el bien que me habría hecho acceder a este tipo de lecturas de pequeña y no tan pequeña…

Me crié y crecí con la etiqueta de llorona, ñoña, quejica, exagerada …etc. Y ya, los más «avanzados», los que iban más allá, se permitían verbalizar: «Uy qué sensible, ¿no?».

Quisiera saber yo, cuál es ese límite, quién lo establece y desde dónde lo hace; cuándo es «normal» que llores y cuándo no.

Tengamos en cuenta qué hay detrás de nuestras lágrimas. Ya existen demasiadas emociones como para añadirles aún más frustración, impotencia, tristeza, rabia o incomprensión, ¿no os parece? No quiero culpar a nadie, sin embargo, lo que sí siento, es que todo nuestro entorno, es responsable, al igual que yo lo soy con y hacia los demás…

Seamos compasivas con esa persona que llora, que está expresando aquello que necesita, de esa forma que sabe, puede, quiere y/o necesita. Cuando rompes a llorar, el colmo es ser criticada, juzgada o ignorada. Soy muy consciente de la falta de herramientas de algunas personas que rodean a aquellas que rompen o rompemos a llorar. Para mí, resulta sencillo accionar, pues he estado tantas y tantas veces en el otro lado que, uniéndolo a mi empatía, me nace ese acompañamiento, sin tener que pensarlo.

Un día, reflexioné acerca de algo y me resultó muy potente y doloroso, a la vez que, muy esclarecedor:

«Hay personas a las que les molesta que otras lloren/lloremos.»

Cuando una persona llora:

¿Qué es lo que te remueve por dentro?

Esas lágrimas ajenas, están conectándote con algo tuyo, interno. Ahí es donde puedes encontrar las respuestas.

«Lo que uno dice del otro, dice más de él que del otro.»

A esa persona que llora, ¿realmente quieres sumarle tus críticas, juicios y quejas? O ¿que aprenda a reprimir sus lágrimas para evitar lo que le van «a sumar» si llora? Por favor, ayudemos, respetemos y colaboremos con la liberación emocional, solo así podemos sanar heridas (propias y ajenas).

«Dejemos atrás viejas creencias y abramos paso a las nuevas pues: las lágrimas son sanadoras.

Amo la vulnerabilidad que, a menudo se confunde con la debilidad (podéis leer más de este tema en un post anterior en mi blog). Aquellas personas que nos abrimos al mundo y nos mostrarnos como sentimos, lo hacemos con valentía y fuerza, lejos de actuar para encajar en esos prototipos de «poder con todo». No puedo con todo, ni quiero poder con todo. Reivindico mi poder romperme, llorar, tomarme mis tiempos, conocerme y comenzar de nuevo, las veces que así necesite mi alma. Cansada estoy de una visión materialista y superficial de la vida, como:

«Una competición del tener que. Por favor, menos tener que y más Ser.»

Liberarnos de antiguos patrones duele, sin embargo, una vez tomas consciencia de ello y decides respetarte y honrarte, por encima de todo, solo puedes avanzar hacia tu Esencia, tu verdadero Ser.

Desde aquí, expreso mi más profundo ánimo a que avances, a tu propio ritmo. Y que, aunque haya días que sientas que vas hacia atrás, suelen ser aquellos que más impulso te acaban dando (como siempre, te lo digo por experiencia propia). Porque somos merecedoras de nuestra autenticidad.

Recuerda que vivir la vida que mereces, lejos de ser un privilegio, es tu derecho. Agradece estar viva y hónrate porque no mereces menos.

Namasté🙏